La guía definitiva sobre cómo vender en Amazon en 2019

Amazon es el Marketplace más poderoso del mundo, el cual tiene sedes en muchísimas partes del mundo. Su objetivo es ser la plataforma e-commerce más grande del mundo, algo que está consiguiendo. Por ello, muchos vendedores externos quieren participar en ella, vendiendo a través de su Marketplace. Como sabéis, este Marketplace ha estado sujeto a varios cambios, por lo que os traemos la guía definitiva sobre cómo vender en Amazon en 2019.

Primero, conoce si necesitas la aprobación de Amazon

En Amazon encontramos muchas categorías de productos, lo que obliga a esta empresa a exigir un control sobre lo que se vende en su plataforma. Por ello, los de Bezos tienen marcadas 15 categorías de productos que requieren de aprobación previa, así que debéis de revisar si el producto que queréis vender necesita aprobación.

Debéis saber que Amazon limita la cantidad de vendedores en cada categoría para garantizar la calidad de los productos del Marketplace. Por tanto, revisad que el producto en cuestión no necesite autorización previa para venderse. Estas categorías son las siguientes:

  • Productos B2B.
  • Monedas coleccionables.
  •  
  • Joyería.
  • Joyería y moda.
  • Alimentación.
  • Automóviles.
  • Accesorios de viaje.
  • Productos industriales o científicos.
  • Servicios profesionales.
  •  
  • Video, DVD y Blu-Ray
  • Productos de deportes.
  • Zapatos, bolsos y gafas de sol.
1.- Elige el plan que se adapte a ti

Como sabéis, Amazon ofrece dos planes muy diferenciados para los vendedores externos: Vendedor profesional y vendedor individual. Como es de esperar, el plan individual es muy limitado, aunque nos cobren $0.99 por cada producto que vendamos, por no hablar de las comisiones por venta cerrada. Este plan sólo es recomendable para aquellos vendedores que no vendan más de 40 productos/mes.

Por otro lado, tenemos el plan más elegido por los vendedores externos: el profesional. En este caso, tenemos una cuota mensual de, aproximadamente, $40, que varía según el país, más comisiones por venta. Obviamente, este es el plan adecuado para aquellos que quieran vender mucho en la plataforma.

2.- Registro y listado de productos

Con nuestra cuenta hecha, tenemos que ir al centro de vendedores de Amazon o Amazon Seller Central. Desde aquí, gestionaremos toda nuestra cuenta de vendedor y es muy importante que os familiaricéis con este panel de control. Simplemente, le daremos al botón “Empezar a vender” o “Start Selling” y tendremos nuestra cuenta lista para funcionar.

Después de la creación de la cuenta, solo queda listar los productos que quieres vender. Aquí hay una pequeña diferenciación entre el plan individual y el plan profesional: en el primero, solo podremos añadir un producto al mismo tiempo; en el segundo, podemos añadir varios al catálogo simultáneamente.

En el caso de que los productos que quieres vender ya estén listados en Amazon, solo tenéis que marcar el precio, la condición del producto y las opciones de envío. El proceso cambia cuando los productos no están listados, ya que tenemos que recurrir al UPC (Universal Product Code) y al SKU (Stock Keeping Unit) para poder listar los productos.

Respecto al UPC, es un código numérico de 12 dígitos y un código de barras. Por otro lado, el SKU ayuda a los vendedores a identificar todos los productos que estén en sus inventarios, es decir, la marca, el precio, color, fabricante, etc. Los mismos vendedores pueden crear su propio SKU, pero no es completamente necesario.

3.- Configura el envío

En el caso de que no estemos inscritos o no hayamos contratado el Fulfillment de Amazon, tendremos que configurar las opciones de envío. Debéis saber que estáis en una plataforma en la que, normalmente, se compran productos que llegan al día siguiente, así que tendréis que ofrecer un servicio de envío similar.

Respecto al programa Fulfillment, Amazon ha incentivado mucho este servicio porque obtenemos beneficios muy interesantes que hacen que nuestro producto sea más atractivo a la venta. Los beneficios que obtendremos serán los siguientes:

  • Nuestros productos tendrán etiqueta “Prime”.
  • Envíos de 1 día.
  • Almacenados por Amazon.
  • Servicio de atención al cliente y devoluciones asumidas por Amazon.

Los precios varían mucho, por lo que no cuesta lo mismo para todo el mundo. Lo que está claro es que cuesta más para los productos grandes, ya que cobran según el tamaño del producto.

Por último, decir que este servicio sólo está disponible para vendedores adscritos al plan profesional.

4.- Promoción

Ya tenemos todo listo para empezar a vender en Amazon, pero se os olvida lo siguiente: hay muchísima competencia en este Marketplace, por lo que tenemos que posicionar y promocionar nuestros productos. Para ello, tenemos que cuidar todos los detalles:

  • Títulos de productos breves, directos y claros.
  • Descripciones de productos trabajadas y con mucha información, sobretodo enlazada con el producto y los keywords.
  • Fotografías en alta calidad que muestren todos los detalles del producto.

Si con esto no es suficiente (seguro que no lo será), tendréis que promocionar vuestros productos en el Marketplace. Los productos promocionados funcionan de forma muy sencilla: los anuncios se pagan por clic y Amazon los colocará en lo alto de las búsquedas relacionadas con el producto.

También tenemos a nuestra disposición una herramienta que nos sugiere cuáles son las keywords más recomendables para promocionar nuestros productos.

Cuando la gente compre nuestros productos, Amazon depositará en nuestra cuenta bancaria el dinero neto que nos llevamos por la venta del producto, es decir, el precio final, descontando impuestos o tarifas.

5.- Feedback

Esto es importantísimo: necesitas feedback por cada venta que realices. Móntatelo como quieras, pero tienes que conseguir que los usuarios comenten tus productos para que Amazon no nos penalice (sí, nos sanciona si nuestros productos no tienen reseñas). Cuantas más reviews o reseñas positivas tengas, mejor, eso a Amazon le encanta porque ve que eres un vendedor con confianza.

6.- Analiza tu actividad

Desde Amazon Seller Central podemos ver cómo van las ventas, ver los pedidos, la cantidad de productos que hemos vendido y muchísimas más analíticas que nos sirven para analizar nuestro rendimiento en Amazon. En este apartado, podemos ver casi toda nuestra actividad plasmada en gráficas analíticas que nos ayudan a comparar nuestro rendimiento con otras épocas.

Como veis, puede ser algo tedioso al principio, pero Amazon es un buen lugar para invertir dinero y construir camino como vendedores profesionales. Cada vez es más difícil, no os digo que no, pero si hacéis números y os cuadran, no dudéis en meteros en su Marketplace.

Contáctanos

sinpaspain.com